Obama lleva ventaja en la recta final

En medio de una masiva movilización por parte de ambas campañas en busca de un puñado de votos que pueden hacer la diferencia en algunos distritos, Barack Obamallega a las últimas horas de esta infinita y emocionante campaña con ventaja en la mayoría de los Estados aún en disputa, lo que podría darle la presidencia, incluso aunque pierda en el cómputo total de votos en el conjunto del país.

Obama y su rival republicano, Mitt Romney, recorren estos dos días precisamente esos Estados en los que todo está en juego. El presidente, con una apelación a las clases medias. Romney, con una invitación al cambio.

Obama estuvo hoy en Ohio. También visita Colorado, Wisconsin, Iowa y New Hampshire. Similar recorrido hace Romney, que incluye también Virginia y Pensilvania, en un esfuerzo final, aunque desesperado, por poner de su lado ese Estado, que podría salvarle de la derrota en el caso de perder Ohio, donde también está en desventaja.

Tanto Obama como Romney insisten en lo que ha sido su mensaje durante todos estos meses de campaña. “En estos cuatro años hemos hecho verdaderos progresos, progresos que han ayudado a la clase media”, dijo el presidente en Concord (New Hampshire), donde también negó que Romney signifique otra cosa más que un regreso al pasado. Por el contrario, el candidato republicano pidió en Iowa el voto para el cambio que él representa hacia una economía que crezca de forma más acelerada y ayude a la pequeña empresa con menos impuestos. “Lo vamos a conseguir”, prometió a sus seguidores en Des Moines (Iowa).

A falta de un día para la votación, estas elecciones se han convertido en un pura cuestión aritmética. Se necesitan 270 votos del Colegio Electoral para obtener la mayoría y ganar la presidencia. Obama está más cerca de esa cifra y dispone de bastantes más combinaciones posibles para alcanzarla que Mitt Romney. La suerte del presidente depende de tres o cuatro Estados en los que, además, tiene una ligera ventaja en las encuestas. La del candidato republicano, de siete u ocho Estados en los que está por detrás.

El presidente de Estados Unidos no es elegido mediante votación popular directa. Los sondeos sobre esa votación están actualmente empatados, y bien podría acabar produciéndose una victoria de Romney, sin que eso lo convirtiera en presidente. El presidente es elegido por los miembros del Colegio Electoral que se constituye con los representantes que, de forma proporcional a su población, envía cada Estado. En todos los casos, salvo en dos que no cuentan en este momento, el ganador, aunque sea por un solo voto, se queda con todos los representantes de ese Estado.

Es necesario, por tanto, repasar el mapa electoral Estado por Estado para pronosticar un ganador. En estos momentos, Obama cuenta con una ventaja suficiente en los sondeos como para dar por conseguidos 243 votos electorales, aunque eso incluye Nevada, donde está por delante por menos de cinco puntos, y Pensilvania, donde Romney siguió haciendo campaña ayer con la esperanza, aunque escasa, de revertir la situación. El aspirante acumula hoy 206 votos electorales, incluyendo los de Carolina del Norte, donde su ventaja es de menos de tres puntos.

Quedan, pues, 90 votos electorales por disputar en siete estados. De esos siete, Obama está por delante en las encuestas en seis (Ohio, Virginia, Wisconsin, Colorado, Iowa y New Hamspshire). En tres de ellos, Colorado, Virginia y New Hampshire, el margen promedio es mínimo, inferior a un punto a algunos casos. Romney solo es favorito en Florida, y también por una diferencia en torno a un punto, según los últimos sondeos.

Con su victoria en uno de los tres mayores de esos estados en juego -preferentemente, Ohio, que es donde su ventaja ha sido más sostenida en el tiempo-, Obama tiene múltiples opciones para llegar a la cifra de 270 ganando en uno o dos Estados pequeños en los que parece que no será difícil hacerlo. De ganar Ohio, por ejemplo, le bastaría con ganar también en Wisconsin, un estado tradicionalmente demócrata y en el que hoy el presidente está con ventaja.

Las cuentas son más difíciles para Romney. Necesita confirmar su victoria en Florida, ganar también en Virginia y en Ohio, y aún así requeriría estar arriba en alguno de los otros Estados pequeños para ser presidente. Sin Ohio, donde nunca ha estado por delante en las encuestas, estaría obligado a ganar todos los demás estados sin decidir.

Es posible hacerlo, desde luego. Como no se puede descartar por completo una victoria republicana en Pensilvania que, unido a un triunfo en otros lugares, podría incluso llegar a darle una victoria holgada. Pero esta posibilidad está más al alcance de Obama, si confirma el martes su victoria en todos los estados en los que tiene ventaja en las encuestas.

Ambas campañas dicen tener aún opciones de conseguirlo, y nada garantiza que no puedan tener razón. Los primeros indicadores confiables son los del voto anticipado, que ya es una proporción importante en algunos Estados -44% en Florida, 28% en Ohio y 64% en Colorado-. La campaña demócrata menciona el hecho de que el presidente está por delante en todos ellos, en ocasiones por márgenes considerables -28% en Ohio, 7% en Florida y 3% en Colorado-. Pero la campaña republicana destaca que esas diferencias son previsibles, teniendo en cuenta que la maquinaria de movilización del voto es mayor en el Partido Demócrata, y que son márgenes inferiores a los que Obama obtuvo en 2008.

Todo indica que, efectivamente, el margen de victoria de Obama, de producirse, sería inferior al de hace cuatro años. En parte porque, aunque es verdad que la capacidad de movilización de voto republicano es menor, hoy es bastante mayor de lo que era en 2008. Todo indica que será un recuento difícil y una larga noche electoral.

POSIBILIDAD REMOTA, PERO POSIBILIDAD AL FIN

El presidente Barack Obama y el republicano Mitt Romney están codo a codo en las encuestas nacionales, mientras que Obama tiene una ventaja en estados cruciales que decidirán las elecciones del martes.

Es posible un resultado que ha ocurrido pocas veces en la política estadounidense y podría socavar la credibilidad del vencedor.

Sería la quinta vez en la historia que el candidato que tiene el apoyo más general no gana las elecciones, y la primera vez que un presidente en ejercicio se impusiera sin capturar el voto popular.

Los analistas reconocen que ese resultado podría suceder, sobre todo cuando la carrera es tan apretado, pero consideran que es poco probable.

“Si las encuestas estatales están en lo cierto, entonces el Sr. Obama no solo es el favorito en el Colegio Electoral, sino probablemente también en el voto popular”, escribió Nate Silver la semana pasada en el blog FiveThirtyEight del New York Times, que analiza datos de las encuestas y las tendencias.

Sean Trende, analista de RealClearPolitics.com, escribió el mes pasado que las posibilidades de una división voto popular/electoral eran aproximadamente una de cada tres.

Bajo el sistema del Colegio Electoral, cada estado tiene un número determinado de votos electorales basados en la población. El ganador del voto popular en cada estado obtiene su recuento electoral, con 270 de los 538 disponibles necesarios para la victoria.

(Noticia en construcción, con información de El País y CNN)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s