Cuba-EE.UU. (2): Nuevas fichas, el mismo dominó

Publicado: 15 febrero, 2015 en Cuba, Política, USA
Etiquetas:, , , , , , ,

Banderas de Cuba y Estados Unidos

Randy Alonso Falcón/Cubadebate

El 3 de enero de 1961, Ike Eisenhower decretaba el rompimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba. Tuvieron que pasar una decena de administraciones y casi 54 años para que Barack Obama decidiera restablecer esos vínculos.

En el artículo primero de esta serie, ponderábamos el valor del mandatario norteamericano al reconocer el fracaso de las políticas estadounidenses hacia Cuba durante más de cinco décadas y su decisión de cambiar el rumbo. Pero ha de estar claro que tal acto de franqueza no significa que se haya concedido la derrota o se empeñe en ser ejemplar vecino. En las nuevas circunstancias, siguen presentes las diferencias de concepción filosófica y de sistema político-social entre los dos países.

Se trata de un giro táctico, con el intento de continuar la misma estrategia. La Casa Blanca abandona las prácticas duras, confrontativas y aislacionistas de la Ley Helms-Burton, para blandir el camino seductor y de mejor rostro esbozado ya en el Carril II de la Ley Torricelli. Se pasa del “big stick” a la “diplomacia inteligente” en relación con Cuba.

Fichas de valor

Tanto en el discurso del Presidente Obama, el 17 de diciembre, como en las declaraciones a la prensa de su Secretario de Estado John Kerry, se advierten varios pronunciamientos positivos a tomar en cuenta, que expresan disposición al diálogo para enfrentar temas de interés común o solventar diferencias bilaterales.

En sus palabras, el gobernante estadounidense anunció: “… los Estados Unidos restablecerán una embajada en La Habana y funcionarios de alto nivel visitarán Cuba. En aquellas esferas donde podamos promover intereses mutuos, así lo haremos, en aspectos tales como la salud, la migración, la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y la respuesta a situaciones de desastre”.

Resaltó Obama, de manera particular, el empeño común posible en el campo de la salud, que tendría además gran impacto internacional: “…ya hemos visto con anterioridad los beneficios de la cooperación entre nuestros países. Fue un cubano, Carlos Finlay, quien descubrió que los mosquitos transmitían la fiebre amarilla; sus trabajos ayudaron a Walter Reed a combatirla.

“Cuba envió a cientos de trabajadores de la salud a África para combatir el Ébola, y creo que los trabajadores de la salud estadounidenses y cubanos deben trabajar hombro con hombro para detener la propagación de esta mortal enfermedad.”

El inquilino de la Casa Blanca también precisó: “…en aquellos aspectos en los cuales no coincidimos, abordaremos esas diferencias directamente, tal y como continuaremos haciendo en aquellos temas relacionados con la democracia y los derechos humanos en Cuba”.

Obama dejó claro su apuesta antibloqueo, sin precedentes, al no sólo aprobar varias medidas tendientes a favorecer el intercambio entre los dos países en algunas áreas limitadas, sino al proclamar que esperaba “sostener un debate honesto y serio con el Congreso sobre el levantamiento del embargo”.

Por otro lado, el presidente estadounidense reconoció tácitamente, por vez primera, que EE.UU ha sido el principal obstáculo para el acceso de Cuba a los avances de las telecomunicaciones: “Desafortunadamente nuestras sanciones contra Cuba le han negado a Cuba el acceso a la tecnología que les ha otorgado nuevas capacidades a los individuos en todo el mundo”.

Uno de sus más reveladores y menos publicitados pronunciamientos de aquel día recoge un claro interés de seguridad nacional de EE.UU: no provocar el caos o la inestabilidad que lleven a una crisis migratoria en Cuba. También echa mano a lecciones recientes aprendidas: “…tratar de empujar a Cuba hacia un colapso no favorece los intereses del pueblo estadounidense ni del pueblo cubano. E incluso si eso funcionara –y no lo ha hecho durante 50 años- sabemos, por amargas experiencias, que es mucho más probable que los países disfruten de las transformaciones que son duraderas si sus pueblos no están sometidos al caos”.

¿Pero es el diálogo, la cooperación, la buena voluntad, la única y transparente manera en que EE.UU. enfrentará su relación con Cuba? ¿Habrá ficha escondida?

Nueva data con números repetidos

Tras el nuevo rostro político, aun se esconde la vieja cara de las pretensiones dominadoras sobre los destinos del vecino cercano. En su entrevista con CNN, el 21 de diciembre, el Presidente Obama fue claron en los objetivos de sus decisiones hacia Cuba: “Si nos involucramos tendremos la oportunidad de influir en el curso de los acontecimientos en un momento en que va a haber cambios generacionales en el país”.

Se plantea entonces un escenario de confrontación política indirecta, en que Estados Unidos moverá nuevas y viejas fichas, para seguir en el mismo juego estratégico: un cambio de sistema en Cuba. Se vuelve a temas socorridos como los derechos humanos, la democracia y el libre flujo de información, bajo los manipulados conceptos dominantes. Mas se apuesta también a potenciar el sector privado para desligarlo de la influencia del Estado, continuar con los programas subversivos y tratar de sumar a otras naciones a sus presiones sobre Cuba.

Las palabras de Obama y Kerry, pero sobre todo la Hoja Informativa de la Casa Blanca “Un nuevo rumbo para Cuba”, permiten percibir con claridad qué es lo que Washington quiere: “Hoy, el presidente ha anunciado medidas adicionales para poner fin a un enfoque obsoleto y promover de manera más eficaz la implantación de cambios en Cuba, acordes con el apoyo de EE UU al pueblo cubano y en línea con los intereses de seguridad nacional de EE UU.”

En seis puntos pueden concentrarse las fichas y los planteos tácticos del gobierno norteño, según develan sus propias palabras:

1) Promover a través de los viajes los valores e intereses norteamericanos en la población cubana.

  • “…yo creo que podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano y promover nuestros valores a través del compromiso.”  *
  • “Los cubano-americanos se han reunificado con sus familiares y son los mejores embajadores potenciales de nuestros valores.” *
  • “Nuestras políticas en materia de viajes y remesas están ayudando a los cubanos al brindarles nuevas fuentes de información, oportunidades de trabajar como autónomos y acceso a bienes de propiedad privada, además de fortalecer a la sociedad civil independiente.”  **

2) Hacer prevalecer los conceptos estadounidenses de democracia y derechos humanos. Cuestionar el sistema social cubano y su ordenamiento jurídico.

  • “La implicación de EE UU será de carácter fundamental cuando corresponda e incluirá un apoyo continuo y sólido que perseguirá la mejora de las condiciones en materia de derechos humanos y la implementación de reformas democráticas en Cuba, además de otras medidas dirigidas a promover una mejora de la situación para el pueblo cubano”. **
  • El presidente ha dejado en claro que un importante aspecto de estas medidas será el apoyo continuo a favor de mejores condiciones para los derechos humanos y reformas democráticas en Cuba. La promoción de la democracia reafirma los derechos humanos universales al aumentar el poder de la sociedad civil”.  ***

3) Fabricar, promover, estimular y financiar una llamada sociedad civil independiente, contraria a la Revolución, que escore la unidad y fomente la división social. Intentar mostrar a Cuba como un país sin participación ciudadana.

  • “…continuaremos apoyando a la sociedad civil allí”. *
  • “…continuamos pensando que los trabajadores cubanos deben tener la libertad de crear sus sindicatos, así como los ciudadanos deben tener la libertad de participar en los procesos políticos.” *
    •”El próximo mes de abril estaremos preparados para que Cuba se una a otras naciones del hemisferio en la Cumbre de las Américas. Pero insistiremos en que la sociedad civil se nos una para que sean los ciudadanos, y no sólo los líderes, los que conformen nuestro futuro.”*
    •”Se debe permitir que la sociedad civil cubana participe junto a la de otros países en la cumbre (de las Américas), en consonancia con los compromisos de la región conforme a la Carta Democrática Interamericana.” **  (Es obvio queesa sociedad civil que EE.UU quiere en Panamá no son los CDE, la FMC, la FEU, la UNEA, la UPEC u otras de nuestras organizaciones sociales y de masas)

4) Favorecer el desarrollo del sector privado en Cuba, como probable herramienta de enfrentamiento social contra la Revolución, ante el fracaso evidente de sus grupos mercenarios. Promover el distanciamiento del sector privado del Gobierno.

  • “La nueva política hace que sea más fácil para las personas que viven en Estados Unidos brindar capacitación comercial a empresas privadas cubanas y a los pequeños agricultores, además de proporcionar apoyo adicional para el crecimiento del naciente sector privado de Cuba. Se estudiarán diferentes medidas adicionales dirigidas a fomentar el crecimiento de nuevas empresas y del sector privado en Cuba”. **
  • ” Autorización para el incremento de ventas y exportaciones comerciales de ciertos bienes y servicios desde los Estados Unidos. El incremento tratará de fortalecer al naciente sector privado cubano. Los artículos autorizados para exportación incluirán ciertos materiales de construcción para residencias privadas, bienes para el uso de empresarios privados cubanos y equipo agrícola para los pequeños agricultores. Este cambio hará más fácil que los ciudadanos cubanos tengan acceso a ciertos bienes con precios más bajos para mejorar su nivel de vida y obtener una mayor independencia económica del Estado”.” **
  • “Nuestros esfuerzos se enfocan en promocionar la independencia de los cubanos para que no tengan que depender del Estado cubano.” **
  • “Uno de los efectos de todos estos cambios será aumentar la capacidad de los estadounidenses de ofrecer capacitación comercial y otro tipo de apoyo al incipiente sector privado en Cuba, que ya incluye 500,000 empleados”. ***

5) Continuar financiando programa subversivos e injerencistas en Cuba, bajo mantos humanitarios y encubiertos.

  • ” El Congreso de EE UU financia la programación de la democracia en Cuba para proporcionar asistencia humanitaria, promocionar derechos humanos y libertades fundamentales y apoyar la libre circulación de información en lugares en donde está restringida y censurada. La Administración continuará poniendo en marcha programas enfocados en promover el cambio positivo en Cuba, y fomentará las reformas en nuestros contactos de alto nivel con los funcionarios cubanos”.** 

(El Departamento de Estado abrió convocatoria el 22 de diciembre, cinco días después de los anuncios de la Casa Blanca, para financiar programas  por 11 millones de dólares que“promuevan los derechos civiles, políticos y laborales en Cuba”)

6) Desbloquear las inversiones en telecomunicaciones, en más ningún otro sector de la economía, para aprovechar y utilizar el efecto movilizador de las redes sociales en función de los intereses de EE.UU.

  • “Inicio de nuevos esfuerzos para incrementar el acceso de Cuba a las comunicaciones y su capacidad para comunicarse de manera libre” **
  • Conforme a la nueva política, permitiremos la venta de tecnología que comenzará a dar rienda suelta a los efectos transformadores del Internet en la isla. ***

7) Incitar a otras naciones, especialmente latinoamericanas a establecer exigencias a Cuba, en línea con los intereses de Estados Unidos y con base en la llamada Carta Interamericana impuesta en la OEA por el gobierno de W. Bush.

  • “Estados Unidos alienta a todas las naciones y organizaciones que participan en un diálogo diplomático con el Gobierno de Cuba a que aprovechen cada oportunidad para apoyar tanto de manera pública como privada un mayor respeto por los derechos humanos y libertades fundamentales en Cuba”. **
  • ” Los cubanos merecen el apoyo de Estados Unidos y de toda una región que se ha comprometido a promover y defender la democracia por medio de la Carta Democrática Interamericana”. **
  • “… exhorto a todos mis colegas líderes a que le den sentido al compromiso con la democracia y los derechos humanos, que es la esencia de la Carta Interamericana. Dejemos atrás el legado de la colonización y del comunismo…”. *

Mostrar el juego

El Presidente Obama hizo énfasis en su discurso del 17 de diciembre, dirigiéndose a los cubanos, en una idea tentadora: “No podremos nunca borrar la historia que existe entre nosotros, pero creemos que ustedes deben contar con la autoridad para vivir con dignidad y autodeterminación”.

Pero, ¿se corresponde este pensamiento con la real politik norteamericana? ¿cuál es el sentido y alcance del paquete de medidas anunciado por Obama? ¿Se desmantela realmente el bloqueo? Sobre eso hablaremos en el próximo capítulo de esta serie.

Fuentes:

*Intervención del Presidente Barack Obama anunciando cambios en la política hacia Cuba, 17 de diciembre de 2014
**Hoja Informativa de la Casa Blanca: Un nuevo rumbo para Cuba, 17 de diciembre de 2014
***John Kerry, Declaración de Prensa, 17 de diciembre de 2014
****John Kerry, Penny Pritzker y Jacob J. Lew: “La nueva política hacia Cuba del presidente Obama mira hacia adelante, no hacia atrás”, The Miami Herald, 21 de diciembre de 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s