La fibra precursora de nuestro Partido

Publicado: 17 agosto, 2015 en Cuba, Cultura, Curiosidades, Educación, Internacional, Variada
Etiquetas:, ,

49991-fotografia-mYoelvis L. Moreno Fernández
digital@juventudrebelde.cu

Entre los días 16 y 17 de agosto de 1925 se creó el primer Partido Comunista de Cuba, una organización sucesora del Partido Revolucionario Cubano, fundado por Martí.

Repasar lo sucedido en días fundacionales constituye siempre una manera de darle vida a la historia, y de nutrirnos de la savia que alimenta los hechos del presente. Por ello, no es casual que en fecha como esta evoquemos la hora en que se creara el primer Partido Comunista de Cuba, entre los días 16 y 17 de agosto de 1925, una organización sucesora del Partido Revolucionario Cubano, fundado por Martí, y antecedente de lo que es hoy el Partido Comunista de Cuba.

Creado por Carlos Baliño y Julio Antonio Mella, entre otros representantes, tenía una orientación marxista y defendía los intereses de la clase obrera y sectores populares. Para su fundación los delegados se reunieron en una vieja casa de la calle Calzada, del Vedado capitalino, No. 81, en el lugar donde hoy se erige la sala teatral Hubert de Blanck.

La principal misión de aquellos fundadores fue crear el  Partido y afiliarlo a la Tercera Internacional, establecida por Vladimir Ilich Lenin en 1919.

Aparte de un programa de reivindicaciones para los obreros y campesinos, se propusieron trabajar activamente en los sindicatos, organizar a los campesinos y luchar por los derechos de la mujer y la juventud. Concedieron gran importancia a la educación partidista y al reforzamiento ideológico de la prensa obrera.

A solo 15 días de constituido, el primer Partido Comunista de Cuba tuvo que sumirse en la más absoluta clandestinidad. Su secretario general, José Miguel Pérez, fue detenido por los aparatos represivos de la tiranía machadista, el 31 de agosto de 1925, y expulsado de Cuba bajo el cargo de extranjero indeseable. A Mella le orientó la dirección partidista en 1926 marcharse del país, ya que sobre él pendía una orden de asesinato por parte del régimen, la cual se ejecutó tiempo después en México (1929).

En nuestro Partido de hoy está la fibra precursora de aquel que, hace 90 años, abrió un camino para la redención de la clase obrera y el pueblo. Pese a no pocas carencias y limitaciones de conocimientos, ayudó a comprender, gracias al papel de sus miembros más destacados, el rol que debía desempeñar la organización como un eslabón indispensable entre el pensamiento patriótico decimonónico y las ideas de emancipación social que venían emergiendo en el siglo XX.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s