ELAP: un espacio de fortalecimiento e intercambio

Publicado: 27 septiembre, 2015 en Cuba, Internacional, Opinión, Política, Sociedad
Etiquetas:, , , ,

f0044901por:

Entrevista a José Ramón Balaguer Cabrera, miembro del Secretariado del Comité Central del PCC y una de las personalidades invitadas al segundo Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP) a celebrarse en Quito, Ecuador, del 28 al 30 de septiembre próximo

Los próceres de América quizás imaginaron que siglos después de su existencia, el continente se asemejara tanto a los ideales de libertad, unidad y progreso por los que lucharon. Tantos años de dictaduras, imperialismo, economías asfixiadas e injusticias sociales, hicieron despertar la rebeldía de los pueblos y lo alternativo devino necesidad. A golpe de democracia surgió una ola de gobiernos de izquierda legítimos que dieron un giro de 180 grados a las realidades de sus países.

Desde entonces, la praxis política ha estado ligada a un pensamiento emancipador y antiinjerencista, que sigue repensándose a sí mismo según las circunstancias y busca espacios para su conformación colectiva.

Este año se celebra en Quito, Ecuador el segundo Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP). Del 28 al 30 de septiembre la capital de ese país centroamericano recibirá representantes de más de cuarenta partidos y movimientos de izquierda del mundo quienes debatirán en torno a  las “Democracias en Revolución”.

Entre las personalidades invitadas figura el Dr. José Ramón Balaguer Cabrera, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y Jefe del Departamento de Relaciones Internacionales, quien ofreció declaraciones a este diario.

¿Cuál es la importancia de desarrollar encuentros como ELAP?

“La ELAP constituye un espacio de encuentro de diversas fuerzas políticas y personalidades de la izquierda latinoamericana y caribeña. Tiene como objetivos centrales el impulso a la integración de nuestra región, así como evaluar y denunciar los intentos del Imperialismo de revertir los procesos progresistas, y la unidad que estos gobiernos apoyan.”

“En la cita también participarán agrupaciones políticas de otros continentes como Europa y Asia. Se convierte así en un escenario para el intercambio y el fomento de la solidaridad entre los pueblos y las izquierdas de todo el mundo. Aunque no pretenden sustituir a otros esfuerzos de articulación como el Foro de Sao Paulo, que continúa siendo, en opinión del PCC y de los propios organizadores de ELAP, el espacio más importante para dicha articulación política.”

-En la declaración final de la Cumbre de CELAC celebrada en La Habana en 2014, se proclamó a América Latina como Zona de Paz, ¿qué elementos nos permite hablar en estos momentos de una paz y unidad latinoamericana?

La proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz constituye uno de los aportes más importantes de esa reunión al establecer claramente dos principios básicos, la unidad en la diversidad y el respeto “al derecho inalienable a que cada Estado elija el sistema político, económico, social y cultural que determine. Constituye un mensaje al mundo de que, a diferencia de otras regiones “Nuestra América”, como la denominó Martí, proclama su derecho a una paz estable, duradera, con justicia social, desarrollo y sobre todo, pletórica de solidaridad humana, que es el sello fundamental de la integración.

Ahora vemos procesos de tamaña trascendencia como el rumbo positivo de las conversaciones sobre el problema de la frontera colombiana-venezolana, un concurso de conversación, de búsqueda, de lograr actuar conjuntamente para resolver el conflicto. Otro elemento es la última reunión sobre la paz en Colombia, cómo a partir del diálogo, del intercambio, se logra que un problema de esa magnitud, de cincuenta años de guerra, llegue a un acuerdo pacífico. Por tanto, en estos momentos hay una Latinoamérica diferente a la que existía cuando, al desaparecer la URSS, Cuba quedó sola y aislada; hay un fuerte movimiento en cuanto a la necesidad de la integración.

¿Por qué el triunfo de gobiernos de izquierda es fundamental para la consolidación de la unidad latinoamericana?

No es posible avances sostenibles en la unidad sin el apoyo decidido de la izquierda, tanto de las fuerzas políticas y los gobiernos que en varios países dirigen el poder ejecutivo, como de los movimientos sociales y populares.

Sin integración la unidad latinoamericana resulta una quimera inalcanzable; pues el avance de la integración es la mejor expresión del avance de la unidad latinoamericana y caribeña.

¿Hasta qué punto los partidos, movimientos o frentes de izquierda sirven de soporte y apoyo a los gobiernos progresistas?

Esos partidos son parte o dirigen a dichos gobiernos, que sin su presencia y sus programas de corte progresista no podrían ser calificados como tales.

Debe reconocerse que existen fricciones y contradicciones entre diversos movimientos sociales y fuerzas de izquierda, generalmente radicalizadas con los gobiernos de este tipo. En ello influye, entre otros factores, el hecho de que no siempre hay una cabal comprensión de la correlación de fuerzas; mientras la izquierda apenas controla el poder ejecutivo, la derecha y las oligarquías conservan buena parte del poder económico, institucional, ideológico y cultural a través de los grandes medios monopólicos.

Estos procesos deben desarrollarse, por tanto, dentro de la camisa de fuerza que supone el sistema democrático burgués, diseñado para prolongar los privilegios de dicha oligarquía y no para hacer una revolución profunda e inmediata. Una de las diferencias más relevantes con el proceso revolucionario cubano, no solo estriba en el hecho único, no repetido, de que la derecha y la oligarquía se fueron en los primeros meses, sino que, precisamente por este aspecto, se avanzó rápido en los cambios radicales que las circunstancias y la hostilidad del Imperio impusieron.

En el caso de Ecuador, se dice que Correa es el mandatario que ha devuelto la justicia a este país. Sin embargo ha encontrado muchos detractores internos dentro de la propia izquierda. ¿Por qué es importante fortalecer su liderazgo?

Tanto el gobierno cubano como el PCC han establecido meridianamente nuestro apoyo al gobierno y al liderazgo de la Revolución Ciudadana que encabeza el compañero Rafael Correa, pues reconocemos los importantes logros en materia económica y social de su proyecto político, con sus tiempos y sus propias peculiaridades. A la vez que reivindicamos el valeroso papel jugado por Correa en el concierto de las naciones latinoamericanas y caribeñas a favor de la integración, profundamente solidario con Cuba, algo que ha demostrado en reiteradas ocasiones.

Eloy Alfaro, desde 1873, se convenció de que la libertad de Cuba consolidaría la construcción de los Estados nacionales de Latinoamérica. ¿Cómo Cuba, desde su posición de país independiente y soberano, ha incidido en el auge y desarrollo de los estados progresistas de la región?

Históricamente la Revolución Cubana ha sabido honrar las múltiples muestras de solidaridad que en esta región ha recibido. Tal vez el apoyo del prócer ecuatoriano Eloy Alfaro a la causa de la independencia cubana y su particular simpatía y amistad con Martí sean de las pioneras en esa trayectoria solidaria con nuestra Patria.

Actualmente, Cuba tiene diversos programas de cooperación con la mayoría de los países encabezados por fuerzas progresistas o de izquierda en la región. En ese sentido se destacan los derivados de los acuerdos del ALBA, con énfasis en la “Operación Milagro” (creación de Chávez y Fidel), el “Yo sí puedo” (para la alfabetización), así como la presencia de decenas de miles de médicos y demás personal de la salud en proyectos de colaboración en Venezuela, Brasil, Bolivia, Ecuador, entre otros países.

Sin lugar a dudas, la propia resistencia de la Revolución Cubana y su evidente inserción en nuestra Región, constituye un acicate, un ejemplo de cómo la unidad de un pueblo puede superar enormes desafíos.

Actualmente, las derechas embisten con fuerza sobre la mayoría de los gobiernos legítimos y progresistas de la región, muchas veces orquestadas o apoyadas desde los EEUU. En este contexto, ¿el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y EEUU representa una fortalezao una amenaza para la paz y la unidad latinoamericana?

La región, y puede decirse que el mundo, sufre una arremetida del imperialismo (por un hecho sumamente objetivo), que en el afán de recuperar su otrora hegemonía ahora cuestionada, viene desarrollando planes de cambio de régimen que hemos denominado “contra ofensiva del imperialismo y las derechas en América Latina y el Caribe”.

El complejo proceso de restablecimiento de relaciones entre Cuba y los Estados Unidos no constituye ni una fortaleza ni un amenaza; es fruto de la resistencia de nuestros pueblos y en todo caso genera mejores condiciones para continuar la revolución y su propia política solidaria con otros pueblos.

Vale la pena insistir en el punto de que nuestra solidaridad forma parte de los principios fundacionales de la Revolución Cubana, no es algo negociable y así lo hemos patentado reiteradas veces cuando han querido manipular mediáticamente este proceso respecto a nuestra profunda amistad con la Revolución Bolivariana, o con otras causas justas como el derecho de Palestina o la independencia de Puerto Rico.

¿Cuál ha sido el legado más significativo de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro en materia de unidad latinoamericana?

El papel de Fidel tiene mucha relación con el desarrollo histórico del proceso revolucionario cubano desde la guerra de independencia. Es fidedigno intérprete del pensamiento y la obra de Martí, quien dedicó toda su vida a la unidad de nuestros pueblos y concibió, en vísperas de morir, que la independencia cubana era parte de esa unidad, y necesaria para preservar a la región de la expansión del naciente imperialismo norteamericano.

Fidel fue uno de los fundadores de importantes espacios de articulación política regional como el Foro de Sao Paulo, donde predicó constantemente a favor de la unidad de las izquierdas. La propia praxis de la Revolución Cubana es una fuente de inspiración permanente para entender y encausar la unidad latinoamericana y caribeña.

Detrás de la CELAC, de CARICOM y del ALBA está sin lugar a dudas el pensamiento y la acción del Comandante en Jefe, indisolublemente unido al pensamiento del Comandante eterno de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez.

¿En resumen, cuáles son las expectativas para esta segunda edición de ELAP?

Un evento como este, que está defendiendo tantos valores presentes en lo que han hecho esos países y esos gobiernos progresistas en beneficio de sus pueblos y en beneficio de la integración, solo puede tener un resultado: el fortalecimiento y el intercambio; con la particularidad de que no ha intervenido la Organización de Estados Americanos, sino que son los propios países de América Latina, al calor de ese proceso integrador, los que se reúnen, discuten y luchan por los intereses de sus pueblos. Por eso somos extraordinariamente optimistas, porque cuando se lucha y se busca la integración de las fuerzas el único resultado posible es el éxito y el logro de los objetivos que se plantean.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s