Un proyecto para la renovación urbana del Vedado.

Tomado de Cubahora.

¿Se imagina vivir en una ciudad sustentable desde el punto de vista ambiental, social, econónico y cultural y que además sea bella y confortable? El sueño de muchos puede dejar de ser una quimera y llegar a convertirse en una realidad.

La XIII Bienal de La Habana no es solo un gran evento cultural sino también un espacio para reflexionar sobre la ciudad que queremos habitar de cara a su aniversario 500. Así quedó demostrado con la apertura de la exposición Soñar La Habana inaugurada en LaB. 26, sede del Proyecto Espacios, que lidera la arquitecta Vilma Bartolomé.

El grupo pretende poner el foco de atención en los espacios públicos de un área con aproximadamente unos tres kilómetros de extensión, que abarca desde el río Almendares hasta la inmediaciones del Malecón habanero. El proyecto se ha bautizado como Corredor Cultural Calle Línea donde se encuentran ubicadas una veintena de instalaciones entre teatros, galerías y museos.

Al respecto, Luis Góngora, vicepresidente del gobierno en la capital, alabó la iniciativa de un grupo de personas llenas de esperanza quienes aspiran a convertir la primera calle del Vedado habanero, en un lugar donde prime la modernidad desde una construcción colectiva.

La exposición Soñar La Habana constituye una suerte de Work in progress donde se incluye una maqueta de la calle Línea así como las propuestas concretas de intervenciones urbanas que, a manera de acumpuntura, irán sanando el tejido de una arteria super importante para la vida cultural de la Nación pero con cierto grado de deterioro acumulado.

El Corredor Cultural Calle Línea constituye un regalo a la ciudad desde el arte y la creatividad. Sus gestores tienen el propósito de conservar el patrimonio histórico, arquitectónico y cultural que atesora esa avenida.

De igual manera, el equipo multidisciplinario Proyecto Espacios se ha propuesto potenciar la ciudad contemporánea cubana como modelo de ciudad abierta, comunicativa, inclusiva y sostenible, donde el arte y la cultura devienen estandartes para la transformación social a partir de ofertas de alto valor funcional, espiritual y estético.

El diseño de las áreas que serán intervenidas se enfoca en las personas y busca propiciarles el confort sin perder de vista la inclusión intergeneracional y equitativa de las personas que habitan en Plaza de la Revolución, el municipio más envejecido de toda Cuba pues se estima que alrededor del 27% de su población es mayor de 60 años.

Una adecuada iluminación, recuperación de los árboles y plantas, uso efectivo de la gráfica, rediseño de parques y paradas de ómnibus que inviten al descanso y la lectura, aceras libres de barreras arquitectónicas, un carril para bicicletas con sus correspondientes parqueos, sistemas de baños públicos, la práctica colectiva del deporte y una mayor conectividad mediante el empleo de la señal Wifi para conocer todas las actividades culturales de la calle Línea son algunas de las acciones que comprende este proyecto participativo.

CENTRO CULTURAL “EL CARMELO”

A mediados del siglo XIX nace la calle Línea en el barrio del Carmelo con un tranvía, casas fastuosas y urbanizaciones de vanguardia que desempeñaron un importante papel en la transformación del rostro de la urbe habanera.

Hoy Vilma Bartolomé y su grupo creativo han elaborado un mega proyecto para reconvertir una gran edificación industrial –ubicada en la intersección de las calles Línea entre 18 y 20, donde antinguamente radicara una fábrica de ómnibus y luego, otra de bicicletas–, en el nuevo Centro Cultural “El Carmelo” que integrará el diseño, las artes visuales y la arquitectura.

Se trata del verdadero corazón del Corredor Cultural Calle Línea. Desde hace unos meses se encuentra en fase de reparación y en un futuro próximo se convertirá en un centro de amplio espectro y muy flexible, donde todas las alternativas tendrán cabida y cuyo objetivo será la celebración de eventos culturales como ferias de artesanía y literatura, advierte la arquitecta y añade que han laborado en los bocetos desde el año 2014.

Como parte del programa oficial del Proyecto Espacios para la Bienal de La Habana el próximo sábado 27 de abril tendrá lugar un gran festival de arte en la calle Línea que llevará el nombre de 3 km por la Cultura y se realizará desde la calle L hasta la entrada del Túnel entre las cinco de la tarde y las diez de la noche.

Intervenciones, performance, proyecciones de video arte e instalaciones son algunas de las actividades de este festival donde participarán, entre otros, la Compañía de teatro infantil La Colmenita, Carlos Díaz y Teatro El Público, la compañía Acosta Danza, Nelda Castillo y El Ciervo Encantado, los artistas visuales Milton Raggi y Glenda León junto a grupo de DJs.

Por último, del 29 de abril al 3 de mayo la galería LaB. 26 acogerá el evento teórico, con participación internacional, Corredor Cultural de Calle Línea. Un proyecto de Acupuntura Urbana para La Habana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s