El fenómeno migratorio, una amenaza para América Latina y sus nacionales

Por Cubaonline.

La complejidad de los diversos flujos migratorios en el mundo y sus consecuencias es un tema de relevancia en la actualidad. Las migraciones forzadas de países de América Latina, provocan consecuencias graves para los nativos y sus estados correspondientes. Detrás de estas movilizaciones hay disímiles causas que empujan a millones de personas a dejar sus comunidades y familias para internarse en espacios geográficos desconocidos y arriesgados ya sea en tránsito o en los lugares de destino.

América Latina se caracteriza por tener altos niveles de desigualdad que se manifiestan no solo en las diferencias de ingresos entre ricos y pobres, sino también entre los logros y oportunidades en el empleo, la educación y la salud en varios grupos de la población. Estos elementos en su conjunto son causas de la migración forzada.

En un contexto de intensificación y diversificación de los flujos migratorios en América Latina y el Caribe en las últimas décadas, caracterizados por un aumento de la inmigración interregional y la generación de nuevos corredores migratorios, la situación se ha complicado para los migrantes.

Estos migran asumiendo nuevos riesgos y peligros, huyendo de la situación precaria en la que subsisten o engañados por falsas promesas, constitutivas de la propaganda de las potencias más desarrolladas en busca de explotar los beneficios de la migración en el mercado.

En los países de destino, los inmigrantes son estigmatizados y excluidos cultural y económicamente. Por sus vulnerabilidades son víctimas de violaciones de sus derechos humanos y deben transitar por un proceso de asimilación cultural complejo en sociedades xenofóbicas y antiinmigrantes. En muchas ocasiones los nacionales de los países de destino poseen la concepción de que vienen a robar sus puestos de trabajo y a su vez los categorizan como ladrón, vándalo o traficante.

Los efectos del fenómeno migratorio para América Latina y sus nacionales son sumamente variados, transitando desde elementos económicos, hasta sociales y políticos. Dentro de los más significativos se encuentran los siguientes:

Remesas.

Las remesas constituyen un pilar fundamental de la economía del área no solo para los Estados sino para las familias de forma directa. En mucho de los países de la región los núcleos familiares se sustentan de las remesas enviadas por los miembros que se sometieron al proceso migratorio y arribaron ha sociedades con mejores ofertas económicas y calidad salarial, explotándose en diversos trabajos al mismo tiempo para satisfacer sus necesidades y las de sus familiares en su país de origen.

Como aspecto negativo dichas remesas crean economías dependientes de las mismas. Estas a su vez frenan el desarrollo de los países del área, volviéndose dependientes de una actividad no productiva que no pueden controlar.

Empleo y salarios.

La migración tiende a elevar la tasa de desempleo y a reducir los salarios de los trabajadores nativos en los países receptores, debido a que los inmigrantes incrementan la oferta laboral y compiten por los puestos de trabajo con ellos, por lo que algunos pueden ser desplazados y ver sus salarios reducidos. Sin embargo este fenómeno se debe mayormente a las situaciones laborales precarias que son capaces de asumir los inmigrantes, ofertando una mano de obra más barata.

Pérdida de fuerza laboral.

La migración de personas entre países provoca pérdida de mano de obra al país emisor y ganancias de mano de obra al receptor. Cuando la migración es significativa, la pérdida de población puede degradar el potencial productivo de las comunidades de origen, ya que su salida, temporal o definitiva, genera escasez de fuerza de trabajo en ciertos sectores o industrias, y por lo consiguiente, tiende a frenar el crecimiento económico.

El problema radica en que generalmente las personas más jóvenes y capacitadas son las que emigran en busca de mejores oportunidades laborales o una mejor remuneración. En la esfera económica, el costo de pérdida de mano de obra se manifiesta, tanto en la pérdida de producción que podría generar en el mercado nacional, como en la ausencia de recuperación de la inversión estatal que representó la formación de la persona, a nivel educativo, de salud y cultural.

Efectos sociales

Entre los efectos sociales más relevantes de los procesos de migración están los retos y dificultades de la integración de los migrantes en la sociedad de destino, no sólo a nivel socioeconómico o político, sino también desde el plano cultural. Independientemente de las razones que motivan el desplazamiento, éstos llevan consigo las prácticas, valores, tradiciones y representaciones culturales que han definido su identidad. La coexistencia de diversas culturas en una misma sociedad, trae desafíos para la convivencia armónica y para la generación de relaciones equitativas entre los distintos grupos sociales.

Aunque traten de asimilar e integrarse a la forma de vida de su lugar de destino, los rasgos de la cultura de origen muy difícilmente desaparecen, manteniendo el reto de la diversidad cultural y el sincretismo.

Una cuestión esencial para entender estos procesos es que el fenómeno migratorio en América Latina se encuentra condicionado por los intereses de los grandes monopolios. La causa fundamental de la migración es la explotación económica que realizan las grandes industrias en los países subdesarrollados, aniquilando la estabilidad económica de estos territorios. Si el mercado neoliberal permitiera que estos se desarrollaran y alcanzaran un nivel de vida estable, el fenómeno migratorio se redujera considerablemente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s