¿Por qué dualidad monetaria en Cuba?

Grupo Editorial

Uno de los objetivos principales trazados por la dirección del país para el 2020 es la unificación monetaria y cambiaria. Pero, ¿cuáles fueron las condiciones que condujeron a poner en práctica una medida que origina tantas distorsiones en la economía cubana?

Bandera del Consejo de Ayuda Mutua Económica

En el año 1990 las relaciones económicas y financieras con la Unión Soviética y el resto de los países del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) significaban para Cuba alrededor del 70% del comercio exterior. De esta forma se lograba el abastecimiento de alimentos, tecnologías e insumos para la producción nacional, así como un destino muy favorable para las exportaciones gracias a precios preferenciales. Representaba la principal fuente de financiamiento externo.  Con la caída del campo socialista en 1991, así como el recrudecimiento del Bloqueo (Ley Toricelli en 1992 y Ley Helms Burton 1996), la economía cubana se encontró en una situación crítica.

Ante este panorama se vislumbraban dos opciones para enfrentar la crisis: devaluación del Peso y dualidad monetaria. ¿Qué implicaba la devaluación del Peso?

Por un lado los principales beneficios estarían asociados a un aumento de las exportaciones debido a la disminución de los precios reales de los productos cubanos en el mercado internacional, además se podría mejorar el consumo interno de productos nacionales ya que los importados suelen encarecerse.

Sin embargo ante la deformación estructural que enfrentaba el país de total dependencia del financiamiento externo (dada básicamente por la alta propensión de la nación a importar, el bajo ahorro interno y la irrentabilidad en divisas de algunas inversiones y productos exportables), los efectos esperados serían prácticamente nulos. Además, los elevados costos sociales asociados a esta medida (eliminación de los beneficios sociales, desempleo, disminución de salarios, las jubilaciones y pensiones, entre otros) irían en contra de la esencia propia de la Revolución de no afectar al pueblo y mantener a toda costa las conquistas alcanzadas.

Es así como, a pesar de las implicaciones que tendría para la economía, se opto por la alternativa menos traumática. El 26 de julio de 1993, el Comandante en Jefe Fidel Castro anuncia la despenalización de la tenencia de divisas por la población, lo que dio paso a la dualidad monetaria. Circularon de forma libre e ilimitada siete monedas convertible y principalmente el Dólar.

Variedades de monedas de todo el mundo

La implementación de esta política respondía esencialmente a dos razones fundamentales: la necesidad de introducir una moneda fuerte en los momentos más críticos de la crisis económica para evitar una devaluación nominal vertiginosa del Peso, mucho más de lo que realmente llegó a depreciarse; y la apremiante necesidad de ingresar divisas ante la pérdida de los mercados con que se contó durante varios años, bajo relaciones de intercambio favorables y condiciones crediticias ventajosas, de las cuales se disfrutó hasta el inicio de la crisis.

La dualidad monetaria se consideró un mal necesario, pero siempre con el objetivo de eliminarla una vez superada la crisis, meta sumamente compleja trazada en los Lineamientos de la Política Económica y Social del país. Se necesitan un nivel de reservas en divisas suficiente que posibiliten que el Peso Cubano pueda canjearse libremente por el dólar al tipo de cambio que se fije, sin llegar a niveles de devaluación que afecten desmesuradamente a la población y atenten contra las conquistas de la Revolución.

Imagen de tienda MLC, una de las medidas adoptadas para la retención de divisas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s