La salud tiene valor, no precio

el

Cuba y Estados Unidos son en gran medida países diferentes. Mientras que Estados Unidos es la única sociedad industrializada que no cuenta con un sistema nacional integral de atención médica, en Cuba desde 1959 se desarrolló un sistema de salud gratuito y universal, que logró más médicos por persona que cualquier otro país del mundo.

La actual crisis de atención médica de EEUU causada por la pandemia del COVID-19 ha revelado las debilidades de su sistema ante la mirada del resto del mundo, dejando en evidencia que alrededor de 40 millones de personas están desamparadas sin seguro médico y millones más poseen un seguro patético. Su sistema de atención médica no cuenta con la planificación, las instalaciones o los suministros para afrontar adecuadamente una epidemia, según ha sido reportado en incontables ocasiones incluso, por medios de la derecha trumpista.

La parálisis del sistema de atención médica, junto con los efectos económicos de COVID-19, están llevando al país hacia un período prolongado de trauma social que el gobierno federal no está preparado para enfrentar. Las condiciones de atención sanitarias del país son adversas, pero las soluciones no parecen inminentes.

En Cuba sin embargo la situación se ha manejado con el esfuerzo de todos y se continúa trabajando por un mayor desarrollo en el enfrentamiento.

La isla es reconocida mundialmente tanto por sus controles de enfermedades infecciosas como por la reducción del riesgo de desastres. Estas experiencias se están aprovechando para combatir el Covid-19. Para combatir el brote, el personal de atención médica realiza controles de salud puerta a puerta, pruebas, seguimiento de contactos y establece un registro de aquellos con afecciones de salud subyacentes que puedan necesitar atención adicional.

Esto se acompaña de campañas de educación pública y la implementación del Pesquisador Virtual, tanto en formato web como para la plataforma android.

Cuba ha enviado profesionales de la salud a más de 35 países para colaborar en la lucha contra la pandemia. La contribución cubana demuestra que un Estado socialista puede lograr resultados eficientes, medidos por la necesidad social, no por el beneficio privado.
Se impone ahora una pregunta: ¿Cómo puede una pequeña isla caribeña, subdesarrollada por siglos de colonialismo e imperialismo, y sujeta a sanciones unilaterales y extraterritoriales por parte de Estados Unidos durante 60 años, tener tanto que ofrecer al mundo?

Y es que la respuesta está sencillamente en las tradiciones de lucha del pueblo cubano, en el internacionalismo y en los años de sacrificio por la defensa de un sistema donde el ser humano está por encima de cualquier beneficio material.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s