Bolsonaro y Trump: dos ruedas de una misma patineta

Jair-Bolsonaro-y-Donald-Trump-1920

Grupo Editorial

El Presidente de Brasil Jair Bolsonaro y Donald Trump, Presidente de los EE.UU, electos por obra y gracia de sistemas electorales muy representativos de la nunca bien ponderada “democracia representativa”, están compitiendo para ver cuál de los dos hace la barrabasada mayor en su actuación como “mandamases” de ambos países. El brasileño se comporta como un elefante en una cristalera.

Los desaciertos en que se involucra podrían incluirse en los récords güines de los desatinos, aunque cuando uno los analiza con profundidad, se percata que todo responde a un comportamiento bien calculado de un individuo que se ha nutrido con la teoría del fascismo y que aspira a implantar en su país un régimen de corte neonazi.

Eso explica en parte su intercambio con el Presidente Macron de Francia, donde el brasileño utilizó frases groseramente ofensivas contra la esposa del francés, para responder los llamados de atención de la Unión Europea sobre los incendios que están teniendo lugar en la Amazonia. La destrucción ecológica en ese pulmón del mundo avanza sin que el gobierno de Bolsonaro haga algo. Macron, a nombre de la Unión Europea, se pronunció haciendo un llamamiento a la responsabilidad; la reacción de Bolsonaro fue proferir injurias sobre la esposa de Macron.

 ¿Por qué esa aparentemente ridícula incursión en asuntos internos de la familia de Macron? Todo indica que Bolsonaro, cuyo paradigma principal es su colega Donald Trump, simplemente lo que hizo fue formar ese alboroto para distraer la opinión pública europea de lo que realmente estaba sucediendo en la Amazonia, porque en el fondo, esos incendios no son casuales y responden al interés de terratenientes, mineros, industriales y constructores de desbrozar esos territorios, para poder desarrollar sus respectivos negocios de una forma más satisfactoria, para lo cual cuentan con el respaldo político e institucional que le brinda el Capitán de quincalla que ahora ocupa la Presidencia de ese país.

Por su parte Donald Trump no se queda atrás, está actuando como un hipopótamo tratando de meterse dentro de un Fiat 120 y es mucho más peligroso que el Capitán de baratijas; porque su país, aunque aparentemente está entrando en una posible recaída económica, sigue siendo la primera potencia económica, política y militar. Trump ha demostrado ser un completo ignorante en asuntos de diplomacia internacional. Es también un total iletrado en temas científicos relacionados con el medio ambiente.

Su testarudez al afirmarque el cambio climático, es un invento para afectar la economía de EE.UU. alcanza matices peligrosos, porque ese país está rompiendo con acuerdos internacionales que tiene que ver con ese asunto, lo cual ya está repercutiendo nocivamente en el ecosistema mundial y nos esta afectando a todos. Entonces solo nos queda esperar que los pueblos de Brasil y EE.UU. se percaten de estos y otros yerros en que se ven involucrados sus actuales presidentes: y en las próximas elecciones hagan que el agua vuelva a tomar su nivel.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s